La tecnología de los aromas para beneficio empresarial

En la actualidad, las estrategias publicitarias tradicionales ya no son suficientes para las marcas, quienes necesitan crear una relación profunda con sus clientes para cerrar ventas, pero también para fidelizarlos. El marketing sensorial abarca las experiencias de los 5 sentidos dentro de un establecimiento, en el que el diseño de la tienda y sus productos se complementan con la luz, la música, las texturas y los olores. Gracias al uso de los aromas, las marcas y el cliente pueden seguir conectados aun estando fuera del establecimiento comercial.

Gracias a las nuevas tecnologías, se puede aprovechar el olfato para influenciar las decisiones de compra, despertar sensaciones, evocar momentos o personas, despertar el apetito y muchas otras experiencias con un odotipo especial.

Este tipo de marketing no es nuevo, pero cada vez está más presente en las estrategias publicitarias de las marcas, quienes aprovechan las bondades de la tecnología para llevar sus aromas de diferentes formas.

Los difusores de aromas son utilizados por miles de tiendas para aromatizar espacios grandes o pequeños a través de una tecnología de difusión de aire frío, que proporcionan una difusión constante, agradable y con grandes beneficios pues las marcas que los utilizan han visto efectos positivos, traducidos en mayores ventas.

Los despertadores con aromas son otro ejemplo, así como las revistas con fragancias, no solo de perfumes de moda, sino con aromas de productos comestibles como los de una marca de refrescos que se anunció en una de las revistas de moda más famosas.  Los placeres que nos brindan los aromas, quedan grabados en la memoria, pues el olfato es el sentido más fuerte, ya que los humanos podemos recordar olores con 65% de precisión después de un año, mientras que el recuerdo visual es de aproximadamente 50% después de tres meses.

Actualmente la tecnología ofrece a las marcas muchas maneras de utilizar el olfato; el primer intento para agregar olor a una experiencia visual fue el de Hans Laube, quien a finales de la década de los 50 probó un sistema que liberaba aroma durante proyecciones de películas, llamado Olor Vision. Otra tecnología más actual permite que las notificaciones de redes sociales como Twitter y Facebook se conviertan en olores.

Estas tecnologías crean nuevas oportunidades para las marcas. ¿Qué pasaría si se pudiera imprimir una muestra de sabores o si pudiéramos probar perfumes online? Aparte de la promoción y las muestras, el branding sensorial podría crear la experiencia web definitiva.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario