La tecnología detrás de la mecánica de tu motor

¿Sabías que alrededor del mundo existen aproximadamente 1,2 billones de automóviles? En el año 2014 había 700 millones, por lo que encontramos un aumento del 70.5% en tan sólo dos años; sin embargo, de los usuarios de automóviles son pocos los que conocen un poco sobre mecánica básica, por lo que suelen gastar de más en arreglos al motor, al no tener consciencia de la importancia de piezas elementales como los resortes. Una de las piezas más importantes en el motor es el árbol de levas y, a continuación te contaremos qué tecnología hay detrás de él.

El árbol de levas tiene la función de hacer que las válvulas de admisión y escape abran y cierren en el momento preciso, gracias a ellas, la mezcla entre aire y combustible se mantiene estable; esta pieza lleva en la cabeza unas palancas llamadas balancines, su función es girar alrededor de ejes localizados entre las válvulas y empujar hacia abajo a las válvulas de escape y admisión para que se abran. Cada balancín cuenta con un cojinete especial, que evita la fricción entre piezas y facilita el movimiento de la pieza, reduciendo el desgaste causado por la fricción.

La tecnología del funcionamiento del motor

Para que el motor opere adecuadamente, se requiere de un sistema en forma de pera, llamado árbol de levas, que se coloca sobre un eje de rotación, que se accione por medio de un conjunto de engranajes desde el cigüeñal. Cuando el árbol de levas se monta en el bloque del motor, pequeños cilindros de metal (vasos de taqués o taqués) se reúnen en canales sobre cada leva y los elementos de la válvula de metal se extienden hacia la culata. Esta válvula permite la salida de los gases utilizados en el interior.

En la parte superior del empujador de la válvula se encuentra el balancín, que se apoya contra el vástago de la válvula para mantenerse en una posición elevada gracias al mecanismo de un resorte en espiral conocido como muelle de la válvula. A medida que el empujador se eleva sobre la leva, hace girar al balancín, que empuja la válvula hacia abajo, abriéndola con la presión del resorte.

Cuando el funcionamiento de las válvulas y balancines no es correcto, se pueden producir averías al motor; si las válvulas tardan en abrir más o menos de la cuenta, la consecuencia podría ir desde que el motor haga ruido y vibre, hasta que haya pérdidas de compresión. Se recomienda conocer los mecanismos de función básicos para prevenir averías y solucionarlas antes de que el daño al motor sea grave.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario