Reductores de velocidad: tecnología para la seguridad de tu negocio

Abrir un negocio implica, en muchas ocasiones, ponerse de acuerdo con las autoridades de tránsito sobre el impacto vial y urbano que el nuevo comercio tendrá sobre la zona en donde sea establecido, por lo que será indispensable tomar medidas para asegurar la integridad de conductores de autos, motos, bicicletas y peatones que tengan que pasar por el entorno.

Por ello, es imprescindible que las calles circundantes a tu local cuenten con la señalización correcta tanto en espacios verticales como horizontales. Los primeros refieren a los letreros, placas, postes, semáforos y demás elementos que se erigen para que puedan ser vistos de frente sin llevar la vista hacia abajo; mientras que los segundos aluden a las líneas en el asfalto y banquetas, reflejantes, topes u otros elementos que se encuentren en el suelo.

En este último punto, los topes para reducir velocidad son un instrumento importante para procurar la seguridad de quienes circulen en las inmediaciones de tu negocio, pues como punto de venta se esperaría que la afluencia de peatones y coches maniobrando sea mayor que en zonas sin comercio o puntos de interés, por lo que te será necesario contemplar estos elementos dentro de tu proyecto.

Sin embargo, no basta con poner reductores hechos de cemento que, aunque pueden resultar económicos en primera instancia, no cumplen con los beneficios que nuevos dispositivos brindan a cualquier vialidad, además de que, a la larga, se termina pagando más por su constante mantenimiento.

Así, los topes de caucho son una solución práctica y sustentable gracias a que con el uso de nuevas tecnologías se aprovecha el material de llantas de desecho para crear piezas de gran durabilidad y resistencia, modulares y fáciles de instalar.

Su diseño consta de una serie de paneles interconectables que, a manera de un rompecabezas, se agrupan en conjuntos que se adaptan perfectamente a las medidas de la superficie en donde habrán de colocarse.

Aunado a esto, cabe mencionar que aún cuando su función principal es la de forzar a los automovilistas a reducir su velocidad, su cualidad como señalamiento preventivo es también muy útil para crear conciencia y promover la educación vial respecto a los sitios en los que podemos o no circular con rapidez, pues al ser muy notorios a la distancia nos advierten de la presencia de lugares de riesgo potencial.

Dotar a tu proyecto con estos y otros elementos de seguridad darán a tu empresa una buena imagen gracias al compromiso social demostrado a través del cumplimiento de tus responsabilidades en materia de vialidad e impacto ocasionado por tu negocio.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario