Servicio externo de cobranza, una inversión conveniente

Muchos directores de negocios coincidirán en que, si antes de emprender les hubieran advertido que gran parte de su tiempo estaría dedicado a atender procesos administrativos y no propiamente a las cuestiones relacionadas con su producto o servicio, no habrían dudado ni por un segundo en contratar a una compañía de Outsourcing Administrativo (OSA).

Este servicio, al que también se conoce como “tercerización” se encarga de gestionar procesos como la facturación, administración financiera, controles de nómina y cobranzas para que los propietarios de negocios se dediquen exclusivamente a hacer funcionar y crecer sus emprendimientos.

Por eso, cuando se planea abrir un negocio, lo mejor es reconocer que no se es experto en todo y que es preferible poner la administración de la empresa en manos de especialistas.

Da igual que se trate de una organización pequeña o mediana: al final, encontrar un proveedor externo será una inversión inteligente en función del tiempo y también de los recursos, puesto que contar con personal capacitado en los distintos departamentos previene errores que pueden resultar costosos y difíciles de corregir.

Una de esas áreas complicadas es la que tiene que ver con cobrar a los clientes, ya que una mala interpretación o error de comunicación puede comprometer su buena opinión y preferencia. Es entonces que el outsourcing se propone como una solución ideal en cuanto al servicio de cobranza.

El proceso administrativo en este departamento comprende cuatro etapas: distribución de factura, gestión y activación de cobranza, recolección de valores (cuando se requiera) y gestión de tesorería. Así mismo, la contratación de este servicio tiene ventajas adicionales como las siguientes:

  • Es un gasto comprobable ante Hacienda.
  • El titular de la empresa tendrá acceso a su información financiera 24 horas al día, siete días a la semana.
  • Monitoreo de la información y movimientos en tiempo real.
  • Disminución de costos de distribución
  • Eliminación de costos por extravío de facturas y otros documentos
  • Eliminación de costos de atención al cliente
  • Agilización de las gestiones involucradas en el proceso.
  • Atención personalizada: tanto para la empresa contratante como para sus clientes.

Lo anterior es importante debido a que los clientes tienden a percibir la confiabilidad de una empresa en función del buen o mal manejo que esta haga de su dinero al margen de los productos o servicios que ofrezca. Además, como ya se mencionó, la venta y la cobranza son artes incompatibles: en la primera se nos convence por vía de la seducción y en la segunda por apelación al sentido de responsabilidad, por lo que siempre será mejor estrategia mostrarnos al cliente en nuestra faceta de vendedores.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario