Medición de ruido para principiantes y profesionales

Vivimos en un mundo súper conectado en donde la tecnología puede ser empleada para cualquier proceso de trabajo, desde cocinar, hablar con alguien al otro lado del mundo, hasta realizar investigaciones con colaboradores de distintos países o tomar fotografías; en fin, está en todos los rincones del planeta.

Sin embargo, hay tareas específicas en las que la tecnología basada en la investigación y el profesionalismo cobra mayor significado, por ejemplo, en la medición del volumen de los sonidos. Por un lado los profesionales utilizan sonómetros, y por el otro, los que sólo necesitan un dato qué registrar sobre las estimaciones del ruido utilizan como alternativa una app móvil.

Quienes son profesionales de la medición del ruido necesitan obtener medidas exactas es por eso que utilizan audiómetros automáticos o sonómetros porque los registros se calculan en decibeles.

Situaciones en las que se hacen mediciones del ruido:

  • La contaminación acústica.
  • El ruido industrial.
  • La certificación de los niveles sonoros.
  • La agudeza del ruido.
  • La medición de los niveles de volumen máximos permitidos.
  • La revisión del cumplimiento de las normativas.
  • La medición de las vibraciones industriales y su propagación.

Mientras que quien esporádicamente necesita medir los niveles del ruido, sólo requieren hacerlo por lo mucho, tres veces en su vida, por lo que evidentemente no requerirán de precisión, ni mucho menos comprar un sonómetro. La solución para ellos más práctica que recomendamos es descargar alguna aplicación para teléfono inteligente.

Sólo tenemos que notificar que la calidad de las tomas de audio dependerán del teléfono con el que se hagan los registros, pues algunos micrófonos internos tienen una capacidad bastante limitante. Pero ciertamente mientras mejor micrófono tenga el celular, mejor calidad tendrá el registro y mayor precisión tendrá la lectura con la app. Lamentablemente se tendrá que estar descargando y probando todas las aplicaciones disponibles porque no todas son efectivas o fáciles de utilizar.

Las mediciones acústicas en general son hechas para mantener cierto control sobre las emisiones de ruido generadas. Se identifica al ente emisor, su procedencia, el motivo de producción de ruido, la duración, su periodicidad en el tiempo, los niveles de volumen, su propagación, entre otros.

Finalmente queremos concluir haciendo mención de que si uno de los fines al medir el ruido, es tener bajo control el ruido que se está generando para cumplir con las normas establecidas, lo más recomendado será que se utilicen instrumentos profesionales de medición por su calidad de registro.

Nota: Si se ven en la necesidad de comprar un sonómetro, piensen que el instrumento les servirá para monitorear continuamente las emisiones de ruido y se obtendrán lecturas precisas y verosímiles. Es una inversión.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario